Cómo regenerar tus uñas


Al igual que el resto de estaciones, el invierno puede perjudicar algunos aspectos relacionados con nuestra belleza. Por ejemplo, el frío y los cambios buscos de temperatura pueden contribuir a que la piel y las uñas se agrieten en contra de nuestra voluntad.

Para evitar que las inclemencias del tiempo pueden afectar a tu belleza, es importante que tengas cuidado de la piel y de tus uñas en todo momento y que éstas no se partan o se vuelvan endebles. Además, hay que tener en cuenta que el abuso de lacas y acetona o quitaesmalte también es nocivo para las uñas, por no hablar de la incidencia del tabaco. Si notas que tus uñas están débiles, anaranjadas, amarillentas o demasiado blandas, deberás hacer algo para regenerarlas.

Base protectora

Si tienes las uñas débiles pero no quieres renunciar al color, te recomendamos que siempre utilices una base protectora antes de aplicar el esmalte. Esto es necesario para que la uña cuente con un velo que consiga que el color no traspase.

Aceite reparador

Si tienes las uñas con un aspecto amarillento, algo que puede ocurrir por el consumo de tabaco o el abuso de esmaltes, lo mejor es que utilices un aceite reparador, especial para este tipo de casos. Si lo utilizas a diario durante dos semanas, tus uñas volverán a estar sanas.

Tratamiento endurecedor

Para que tus uñas dejen de estar débiles tendrás que comenzar un tratamiento a través de productos concretos, llamados endurecedores, que se esparcen sobre la uña y contribuyen a su crecimiento saludable de manera natural.

Por último, si sientes la tentación de morderte las uñas, lo mejor es que apuestes por productos que además de proteger tus uñas, tengan un sabor desagradable para que nunca más vuelvas a tirar de ellas.

Manos, Uñas,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *