Cómo ponerse mechas rojizas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Para muchas de nosotras el pelo es una opción más que tenemos para ir a la moda, y procuramos adaptar las últimas tendencias como mejor se acoplen a nuestro estilo de vida y personalidad. En los últimos tiempos, el cambio de color del pelo se ha convertido en un imprescindible de la peluquería, ya que no sólo se realiza para cubrir canas, sino para presentar distintos tipos de cambio de imagen.

Cada vez son más los colorines artificiales de los que dispones en el mercado, lo que ocurre es que a veces pueden resultar muy fuertes o llamativos para el estilismo al que estás acostumbrada, por ello, hoy te ofrezco la posibilidad de que los adaptes a ti de un modo más discreto. Si eres castaña oscura y te apasionan los rojos, pero no te atreves a dar el paso, una buena opción es que primero procedas a realizarte unas mechas decolorantes en algunas zonas estratégicas de tu melena, de modo que ahí será donde tu pelo recoja toda la luz.

Esas mechas las realizarás indistintamente con peine o con gorro y aguja de ganchillo, y con una mezcla de oxidante de 30 volúmenes y polvo decolorante. Lo importante es que no pongas gran cantidad, ni que tampoco sean muy gruesas, ya que vamos a realizar un trabajo muy sutil, nada exagerado. Después de la media hora de exposición, procederás a lavarte el pelo con una pasada de champú, aclarando bien y secándolo por completo con el secador, pero procurando que quede bien desenredado.

A continuación, procederás a aplicarte el tinte rojizo que hayas elegido, dándote largas pinceladas, que cubran el total de las mechas que te hayas sacado antes. Para conseguir que este tinte quede “efecto mecha”, debes comprar uno que sea castaño con pigmentos rojizos, para que sólo se adhieran a la decoloración, ya que si compras un tinte rojo base, lo que harás será teñir toda la melena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *