Cómo pintarse los ojos


Para obtener una mirada bonita es preferible que elijas una sombra de ojos que comprenda, al menos, dos tonalidades degradadas, una más clara que la otra; un lápiz negro o marrón bien afilado para remarcar los ojos, y un rímel que marque tus pestañas y les dé volumen. La técnica a seguir será la siguiente:

Sombra de ojos: comienza por aplicarte la sombra más clara por todo el párpado. A continuación, date la sombra más oscura en el hueco del ojo y difumínala hacia el exterior del párpado. Para dar intensidad a la mirada, ponte una sombra nacarada o un iluminador justo debajo de la ceja.

Lápiz de ojos: traza una raya a ras de las pestañas, lo más cerca posible a su nacimiento. Comienza por el extremo interno del ojo y continúa el trazo hacia el exterior. Para la parte inferior de los ojos, perfila del mismo modo, y puedes iniciar el trazo desde un poquito fuera del lacrimal para agrandar el ojo. También puedes perfilar el interior con lápiz blanco para dar la impresión de agrandamiento. Si te gusta el resultado que ves en las mujeres que se maquillan con eyeliner, practica primero con lápiz y después pasa el eyeliner por encima. Tienes que saber realizar el trazo perfecto antes de iniciarte en el eyeliner, y los tienes con puntita de rotulador, que quizá sea más fácil de usar que los de tintero.

El rímel: imprescindible para completar un maquillaje perfecto de ojos. Te da intensidad a la mirada, alargando y dando volumen a las pestañas. Comienza por las superiores, con el ojo medio caído, como mirando hacia abajo y puedes ayudarte sujetando con la otra mano el extremo exterior del párpado móvil. Procura ser bastante precisa para no tener que repetir la pasada, ya que varias aplicaciones te darán un resultado apelmazado, por muy ligera que sea la máscara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *