Cómo cuidar la piel en la adolescencia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


“Juventud, ¡divino tesoro!”… Cuántas veces a lo largo de nuestra vida oiremos esta expresión relacionada con multitud de situaciones de lo más variado. Pues hoy la utilizaremos para hablar de cómo cuidar la piel en la adolescencia, ya que es una etapa fundamental para cuidar nuestro cutis y evitar así que dentro de pocos años muestre marcas de granitos, manchas de sol y arrugas prematuras.

Hablar de consejos de belleza a una jovencita es difícil, ya que en esa edad puede maquillarse, acostarse sin limpiar los restos, no usar cremas… y levantarse al día siguiente con un cutis espléndido. Por eso es posible que todos estos consejos le resulten innecesarios, además de un gran rollazo. Pero por ese motivo me voy a centrar únicamente en 2 puntos que son la base de todo cuidado facial: la limpieza y la hidratación.

Crea tu propia rutina

Las chicas jovencitas de ahora se maquillan mucho y desde edades muy tempranas. Todo eso pasará factura muy pronto, por lo que a los 30 años tendrás problemas de piel que antes no ocurrían hasta pasados los 40. Para ello es fundamental que crees tu propia rutina de belleza, en la que nunca pueden faltar una buena limpieza y una mejor hidratación. Acostúmbrate a desmaquillarte todas las noches, y si te da pereza hacerlo con el método tradicional, hazlo con toallitas. No es la mejor opción, pero mejor eso que irse a la cama con todo el maquillaje.


Por la mañana, lávate la cara con abundante agua. A continuación ponte una crema hidratante acorde a las necesidades de tu piel. Debido a tu edad, es posible que necesites cremas fluidas o en formato gel, son las mejores para luchar contra la grasa. No te maquilles nunca sin poner antes una cremita. En cuanto a los productos de maquillaje, elige siempre fórmulas libres de aceites, si no, tu piel se engrasará aún más y acabarás teniendo un montón de imperfecciones y espinillas. Son sólo 2 gestos rápidos y sencillos que te ayudarán a presumir de cutis cuando llegues a tus etapas más adultas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *