Claves para mostrar un rostro sereno


Buena hija, buena amiga, buena esposa, buena madre, buena trabajadora… todo esto se traduce en un continuo ir y venir de aquí para allá que sólo te permite hacer la mitad de las cosas que tenías pensado, alguna de ellas mal, y aún encima cargar con la conciencia de estar fallando a los que más quieres. ¿Y quién te cuida a ti?

Porque al final todo esto te lleva a un estado de estrés en el que ya no ves la luz, en el que robas los minutos de donde ya no quedan; hasta que un día, mientras estás peinando a tu hijo ante un espejo ves a una persona casi desconocida, apagada, marchita y sin tiempo para poder ser también “Buena para mí”.
No olvides que en muchas ocasiones proyectamos a los demás lo que nuestro físico muestra de nosotras mismas, por eso es fundamental que organices tu tiempo, que no intentes ser la mujer 10 en todos los campos, sino que abarques sólo aquello que eres capaz de llevar a cabo.

Sea cual sea tu ritmo de vida, todas debemos tener 10 minutos al día para nosotras, para desenredar el pelo sin tirones, para ponernos una cremita que nos hidrate, y aún mejor si es con color, que siempre nos aportará un poco de luz que mejore nuestro aspecto. Limpia tu rostro cada noche y ponte una cremita restauradora, déjala que actúe por ti y te devuelva la buena cara cada mañana, algo que te cargará de energía para empezar otro día frenético.

Esa crema cada noche, y un poco de color cada mañana, darán una imagen totalmente diferente de ti, y será perfecta si la acompañas de un brillito de labios con color y un pequeño toque de colorete. Te sentirás otra vez mujer, no un superhéroe, y tu aspecto relajado se irá notando en tu día a día, y te relajarás más todavía, y ese relax volverá a mostrar en ti un rostro sereno.

Consejos de belleza,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *