Bioestimulación cutánea para retrasar el envejecimiento de la piel


Según vamos cumpliendo años, se hace inevitable que nuestra piel vaya perdiendo elasticidad y flexibilidad, aunque hay muchas cositas que pueden hacerse para retrasar ese envejecimiento cutáneo. Uno de los tratamientos más efectivos para combatir este problema es la bioestimulación cutánea, con la que se conseguirá que la piel vaya aguantando más tiempo sin empezar a perder sus mejores propiedades.

Mediante este tratamiento se inyecta plasma, el cual hace que se vaya ralentizando el deterioro metabólico de la piel. Ese plasma es rico en plaquetas y ha que mejoren los factores de crecimiento, que son pequeños fragmentos proteicos que produce el cuerpo humano y que son esenciales para la reparación y regeneración de tejidos. Donde más se producen es en la sangre, transportándolos posteriormente a donde más se necesiten.

El tratamiento

Una parte del tratamiento consiste en que se te extraiga una muestra de sangre, la cual se anticoagula y centrifuga para poder separar el plasma rico del plasma pobre, quedándose únicamente con el rico, que será el que se inyecte. Después, con una pequeña aguja se inyecta superficialmente debajo de la piel. Es un procedimiento totalmente indoloro, aunque hay quien prefiere ponerse anestesia para evitar el miedo a cualquier molestia.

Recomendaciones

Es un procedimiento que dura unos 20 minutos y que debe llevarlo a cabo un médico especialista ya que antes debe asegurarse de que es adecuado para tu piel. No existe ningún riesgo de alergia o de rechazo ya que es tu propia piel. La edad más indicada para someterse a este tratamiento es la que está entre los 30 y los 60 años, y puede realizarse tantas veces como se quiera, aunque siempre viendo primero el número de plaquetas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *