Beneficios del drenaje linfático

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Enfermedades cutáneas, celulitis, esos kilitos de más… El drenaje linfático pertenece a la mesoterapia y es uno más entre los múltiples tratamientos de belleza contra algunas de las imperfecciones del cuerpo.

¿Quieres saber en qué consiste y cuáles son sus principales ventajas? Entonces no pierdas detalle a lo que te contamos, ¡puede ser la solución de algunos de tus problemas!

A pesar de su complicado nombre, el drenaje linfático manual no es otra cosa que un masaje tradicional realizado con las manos y dedos ejerciendo una suave presión con movimientos rítmicos sobre toda la piel.


Los beneficios de este masaje son muy variados. Algunos de los más importantes son los siguientes:

– Es un buen aliado para combatir la celulitis gracias a su capacidad de eliminar toxinas y de minimizar la retención de líquidos en el cuerpo.

– Precisamente por esto último es un buen remedio natural para perder peso con más facilidad así como para reducir volumen del tejido en algunas partes del cuerpo.

– Sirve para tratar enfermedades cutáneas como por ejemplo acné, cuperosis, rosácea, bolsas, eczemas, o edemas faciales tras un lifting.

– Minimiza las cicatrices y sirve para prevenir todo tipo de estrías.

– Activa la circulación linfática que limpia, depura y protege al organismo actuando directamente sobre el sistema linfático que elimina toxinas. Con ello también se beneficia a la circulación sanguínea.

– Es una buena terapia antiestrés puesto que el masaje ayuda a relajar los músculos del cuerpo para de este modo eliminar tensiones.

Sin embargo, no todo el mundo puede someterse a este tratamiento: no es recomendable cuando existen inflamaciones importantes o con algunas enfermedades que podrían trasladar los virus y las bacterias de las células afectadas por todo el organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *