Tipos de mechas para el cabello
Cuando pensamos en un cambio de look para renovar nuestra imagen son dos las grandes ideas que se nos vienen a la cabeza (y nunca mejor dicho): realizar un buen corte en nuestra melena o cambiar el color de nuestro cabello.

Las mechas son uno de los mejores recursos para dar un giro a nuestro aspecto sin cambios demasiado radicales que nos hagan sentir fuera de nuestro estilo.

¿Te gustaría conocer cuáles son los tipos de mechas más comunes?

Finas: Suelen hacerse mediante la técnica del gorro, que es aquella en la que se tapa el cabello con un gorro plástico para después ir extrayendo diminutos mechones con una aguja para realizar el tinte. El resultado es una melena con mechas bastante naturales que resultan muy elegantes y discretas en el cabello.

Gruesas: Son más bastas que las anteriores, y es que la peluquera irá seleccionando al azar mechones más anchos para teñirlos y cubrirlos después con papel de plata. Personalmente el resultado no queda tan fino, y no me refiero solo a la cuestión del grosor sino también a que resultan muchísimo más artificiales que las finas.

Reflejos: En realidad son algo muy similar a las mechas, aunque en este caso el contraste de color entre el cabello y los reflejos (más claros que el pelo) suele ser mínimo. El objetivo es conseguir un estilo que ilumine el rostro y le de vida sin necesidad de hacer esas mechas que deberías retocar cada pocas semanas.

Californianas: Son una de las grandes tendencias de las últimos años, un estilo que sencillamente consiste en teñir la mitad inferior de la melena con un par de tonos por debajo del color natural de tu cabello de modo que parezca aclarado naturalmente por la exposición solar.

Y tú, ¿con cuáles te atreves?