Teñir el pelo púbico
Cuando hablamos de belleza todos entendemos que el tema lo engloban peinados, maquillaje, cuidados para la piel… así como técnicas de depilación, combatir la celulitis, etc. Pero hay aspectos más íntimos que también afectan a la estética de muchas mujeres y que a veces creen no tener salida y las puede llevar a sufrir serios complejos. Uno de ellos es la malformación de los labios vaginales, que hoy en día tiene solución gracias a la ginecoestética.

Otro asunto que también afecta a muchas personas es el hecho de tener la zona del pubis con canas, algo que puede ocurrir incluso de muy jovencita. Esta situación llega a convertirse en un tema muy serio y trascendental en algunas mujeres, llegando a interferir de un modo muy negativo en su vida sexual. Hay mujeres que sienten que un pubis canoso no resulta atractivo, no saben cómo solucionarlo y tampoco se atreven a hablarlo con nadie.

Pues aquí estamos para decirte que teñir el pelo púbico es un arreglo estético que se realizan muchísimas mujeres y que, en algunos casos, no lo saben ni sus parejas. Aún más, dado que los productos que necesitarás son los mismos que los que se utilizan para teñir el cabello, si eres demasiado tímida no tendrás que dar explicaciones ni siquiera a la dependienta del establecimiento donde los compres. Solamente has de elegir el tono que más se parezca al tuyo natural y buscar un momento íntimo y tranquilo para teñirte con calma.

El modo de aplicación sí que es diferente, ya que en el pelo púbico chapotearemos el producto sin necesidad de abrir en rayas como en la cabeza. Puedes incluso aplicarlo directamente con un guante y cubrir la zona, incluidos los labios, pero sin que te entre. Lo más cómodo es hacerlo sentada en el inodoro o el bidé, y permanecer así la media hora de exposición. Después métete en la ducha y lávate bien. El tinte te aguantará bastante tiempo, ya que la coloración permanente no desaparece con los lavados de la ducha diaria.