Pintarse los ojos en 3 tonos
Este año la tendencia en maquillaje que más se lleva es el nude, que destaca principalmente por la neutralidad en los tonos, partiendo de una apariencia más clara en el cutis. Esta tonalidad siempre podrás subirla un poquito con polvos o colorete y, a pesar de que la esencia nude lleva una marcada tendencia a la desnudez, también puedes incorporarle trabajos y técnicas más completas en los ojos.

En el caso de hoy hablaremos de cómo pintarse los ojos en 3 tonos, una forma de jugar con colores de una misma gama que puede darte resultados muy bonitos. Este tipo de juego se realiza especialmente en maquillajes nocturnos, aunque de cara al verano puedes realizarlos con los tonos azules o rosados también durante el día. Para la noche se siguen manteniendo los ahumados en escalas que van del negro al gris, los marrones chocolate combinados con los beige, o también los tonos mora que casan perfectamente con los crema.

Antes de empezar la técnica de color conviene que apliques base de maquillaje también en el párpado, conviene que sea en formato fluido y acabado mate, de este modo evitarás que la grasilla propia de la zona provoque sudoración y corrimiento en las sombras transcurrido algún tiempo. Elige el trío de color que utilizarás, procurando que sea un juego de una misma gama, y comienza a pintarte con el tono más oscuro. Éste irá por toda la línea de las pestañas y realizará una muesca en forma de V al llegar a los extremos.

Con el tono medio rellena el resto del párpado móvil, dejando que se note la V anteriormente creada y procurando formar un tope redondeado a la altura del hueso de las cuencas de los ojos. Con el color más suave completa la línea que yace bajo las cejas, y haciéndola extensiva hasta el lagrimal. Así conseguirás iluminar tu mirada y evitar que los tonos oscuros te resten luz. Completa el trabajo con una fina línea de eyeliner y un toque de rímel.