Peinados para ir a trabajar
Entre otras muchas cualidades, la mayoría de los puestos de trabajo requieren una buena imagen que demuestre que la trabajadora es una persona seria y responsable en la que se puede confiar; en este sentido, tanto el maquillaje como la forma de arreglar tu cabello son de vital importancia para conseguirlo.

Aunque dependerá de tus gustos y de tu propio estilo personal, siempre podemos echar mano de algunos de esos peinados tradicionales que siempre van bien para ir a la oficina.

Si siempre vas igual y te gustaría innovar con algún peinado distinto echa un vistazo a nuestras propuestas… ¡No seas aburrida con tu look!

Suelto: Si llevas el pelo suelto debes asegurarte de que está perfecto, sin muestras de frizz ni demasiado despeinado puesto que podría resultar demasiado informal. Aunque dependerá de las características de tu pelo y de tu rostro, recoger parte del cabello de la parte delantera hacia atrás te proporcionará una imagen más seria y centrada en el trabajo.

Peinados para ir a trabajar
Coleta: Hay un montón de estilos distintos entre los que elegir, aunque en este caso deberías optar por los más formales que recogen tibante el cabello hacia atrás. Recomendamos las coletas centradas en la parte superior y media de la cabeza, pero para las más bajitas lo mejor es hacerlas hacia un lateral, lo que además te dará un toque muy chic.

Moño: Es el peinado más formal y elegante para llevar a la oficina, el tradicional estilo de ejecutiva que recoge tibante todo el cabello hacia atrás para proporcionar una imagen seria y sobre todo muy centrada en el trabajo… ¡Solo falta que lo demuestres!

Trenzas: Ahora que llega el verano (y que en según qué puestos de trabajo) podemos permitirnos algunas licencias, debemos apostar por peinados alegres y frescos como las trenzas. Puedes recoger todo el cabello en la parte inferior y hacer una trenza lateral, hacer una trenza de raíz o bien hacer dos discretas trencitas laterales sobre las orejas y llevarlas hacia atrás, por ejemplo.