Mechas para pelo moreno
Las melenas morenas son unas de las que dan más juego en lo que a las mechas se refiere. A diferencia de los cabellos rubios, el cabello castaño o moreno nos permite escoger entre los looks más suaves con los tonos claros o los estilismos más radicales con los tonos más potentes.

Si tienes la suerte de tener este color y te gustaría refrescar tu aspecto para los próximos meses con una nota de color presta atención a lo que te contamos, ¡y atrévete a reinventar tu look!

Para empezar, debes tener en cuenta que el color de tu piel y el de base de tu cabello serán determinantes a la hora de decidir qué te sentará mejor. A partir de aquí, basta con que tomes algunas de estas ideas y sigas tus propios gustos.

– Mechas rubias: Más recomendadas para los tonos de base castaños medios o claros, las mechas rubias ayudarán a dar luz a tu melena destacando además tu moreno. Escoge como máximo uno o dos tonos más claros que tu color natural.

– Mechas castaño claro: Ayudarán a dar un aspecto más vivo a los castaños oscuros y un toque más dulce a tu rostro. Destacarán el brillo y la luz de tu cabello siempre y cuando sepas cómo utilizarlos, y es que más de dos tonos por debajo del tuyo puede resultar poco sutil y artificial.

Mechas para pelo moreno
– Mechas rojas: Hay un montón de tonos rojizos entre los que elegir, desde los caobas hasta los más brillantes que crearán un contraste espectacular en tu cabello. Si quieres un aspecto muy llamativo haz mechas anchas, pero si prefieres algo más ligero es preferible que hagas reflejos.

– Mechas moradas o azules: Es una combinación apta solo para las más atrevidas, y es que tu look no dejará a nadie indiferente. Como el anterior, puedes escoger hacerlas más o menos anchas en función del impacto que quieras tomar: Hazlas gorditas y tonos fuertes para un look radical y finas y suaves si sencillamente quieres dar una nota de color.

La época del año puede ser también una buena pista para tomar la decisión: Apuesta por los tonos claritos para conseguir un look más estival y por los más oscuros para conseguir un toque diferencial durante el invierno.