Mechas castañas para pelirrojas
Hubo un tiempo en que estuvo muy de moda teñirse el pelo con tonos rojizos y cobrizos, así como también son muchas las mujeres que pelirrojas naturales. Estos colores son muy bonitos y atractivos, pero suelen mostrar un aspecto prácticamente homogéneo en su totalidad, por lo que a veces resultan muy monótonos y hay quien se queja de que hasta aburridos. La verdad es que el pelo más bonito es aquél que destaca un tono sobre otro.

Esto es lo que en peluquería se conoce como tono sobre tono, un efecto que se encarga de proporcionarle a tu pelo luz gracias al contraste que resulta de mezclar 2 colores que pueden pertenecer o no a la misma gama. Estos trabajos se llevan haciendo con mucho éxito en mujeres rubias y castañas, pero no en pelirrojas ni cobrizas.

La cuestión es que es muy difícil que unas mechas pelirrojas se aprecien en un pelo pelirrojo, por lo que la opción que se presenta para estos casos pasa por poner mechas castañas en mujeres pelirrojas. El resultado es muy bonito y natural, ya que solamente son unos pequeños hilitos que se entremezclan con el color base en zonas localizadas, como puede ser la parte frontal, para evitar la transparencia que se obtiene del pelirrojo.

Si tu pelo es natural, puedes ponerte unas mechas directamente. Si tu pelirrojo es de tinte, conviene que primero te realices las mechas oscuras y que después de lavar y secar procedas a teñirte como de costumbre. Verás cómo esas zonas que has oscurecido no quedan tan pelirrojas ni cobrizas como el resto de la melena, de modo que sus vetas te proporcionen un efecto muy natural. Además, no deberás ponerlas asiduamente, será suficiente con 2 ó 3 veces al año, por lo que este trabajo no será nunca una atadura.