Mascarillas caseras para alisar el cabello
Tener un cabello liso, sedoso y saludable es un sueño de muchas mujeres que se esfuerzan día a día por conseguirlo gracias a las cremas alisadoras, de champús específicos o de productos de calor como el secador y la plancha.

Sin embargo, un uso excesivo de algunos de estos elementos puede resultar contraproducente y empeorar el estado de tu cabello a la larga… pero, ¿cómo conseguir entonces una melena lisa sin utilizarlos? A continuación te dejamos algunos prácticos remedios caseros que pueden ayudarte con este objetivo de la forma más natural.

Mascarilla de avena y leche

Ingredientes

- 1 Cucharada de avena.
- ½ Vaso de leche.
- 1 Cucharadita de almidón.
- 1 Hoja de sábila.

Preparación y modo de uso

Pon en la licuadora la leche, la avena y la parte interna de la hoja de sábila, cuélalo para evitar los grumos y ponlo al fuego añadiendo una cucharada de almidón disuelto en agua hasta conseguir una textura cremosa y espesa.

Aplica desde la raíz hasta las puntas, cúbrelo con un gorro de plástico o papel de aluminio para mantener el calor y deja actuar una media hora. Después lava tu cabello de la forma habitual.

Mascarilla de aceite de oliva y jazmín

Ingredientes

- 30 ml de aceite de oliva
- 1 cápsula de aceite de jazmín
- Crema alisadora son amoníco

Preparación y modo de uso

Mezcla el aceite con la crema cosmética y aplícalo sobre el cabello sin tocar la raíz (para no engrasarla) dejándolo actuar durante unos 20 minutos. Enjuaga después con agua tibia y aplica la cápsula de jazmín sin aclarado.

No son fórmulas científicamente probadas, ¡pero muchas mujeres aseguran que funcionan!