Maquillarse a partir de los 40
Cumplir los 40 años es para muchas mujeres un momento de su vida en el que se empiezan a agobiar un poco con la sensación de que se están haciendo mayores, y nada más lejos de eso. Los 40 años es una edad fabulosa, y más hoy en día que el arreglo de ropa, peluquería y maquillaje nada tiene que ver con lo que recordamos de nuestras madres a esa edad, que sí que se veían como señoras mayores.

Los 40 es una edad donde aún se es joven pero se tiene la experiencia y sabiduría que no tenías de niña, por lo que lograr un aspecto atractivo acorde a tu edad no es nada difícil, pues ya habrás aprendido con el tiempo cuáles son los truquitos y productos que mejor se adaptan a ti. Lo esencial es cuidar la piel hidratándola cada día y limpiándola cada noche.

Para maquillarse a partir de los 40 es aconsejable no caer en excesos que focalicen la atención en ningún rasgo concreto de nuestro rostro, sino lograr una imagen más global que resulte natural y atractiva. Conviene utilizar una base de maquillaje que incorpore agentes alisadores, de modo que actúen en las áreas de arruguitas y líneas de expresión minimizándolas en lo posible. Asimismo, el tono no ha de ser muy fuerte, puesto que siempre hace mayor.

Para maquillar los ojos bastará con una raya un poquito levantada que te ayude a abrir tu expresión, puedes difuminarla un poco en el párpado superior y aplicar un rímel que te aporte longitud y curvatura, de modo que evites la sensación de párpado caído. En cuanto a los labios, procura no usar tonos muy fuertes ni barras muy secas, puesto que sólo hacen que se marquen más las arrugas de la comisura de los labios.