Hacerse mechas en casa
Este mes no tienes tiempo, dinero ni ganas de ir otra vez a tu estilista, aunque al mirarte al espejo ya empiezas a darte cuenta de que tus mechas necesitan un retoque… En este caso, lo mejor que puedes hacer es pedir ayuda a una amiga y hacerte las mechas tú misma en casa.

Tranquila, que no es tan complicado como puede parecer. Toma nota de estos consejos y conseguirás estar radiante en menos de una hora y media.

Para empezar pon a tu alcance todo el material e instrumentos que necesitas para teñirte, pues cuando empieces no puedes perder el tiempo buscando cada cosa. Así, debes hacerte con estos imprescindibles: un gorro para mechas, un recipiente para mezclar el tinte o peróxido, brochas para el cabello, guantes de plástico para proteger tus manos, papel de aluminio para empapelar las mechas, una capa de tela o plástico que proteja tu ropa y una aguja de ganchillo, necesario para realizar mechas con gorro.

Para hacer las mechas no debes lavarte el cabello, sino tenerlo seco e incluso sin lavar de un día; desenrédalo y después colócate el gorrito de plástico para mechas cubriendo toda la melena.

Ahora deberás perforar con agujeritos el gorro y sacar de su interior pequeños mechones de cabello con la ayuda de la aguja de ganchillo (no acaba en punta, tranquila). Ándate con ojo porque de la anchura de las mechas que extraigas dependerá el resultado de las mechas: con un palito fino conseguirás reflejos y con el más ancho mechas.

Debes sacar los mechones uno por uno hasta tenerlos todos fuera, peinarlos y después aplicar en ellos el tinte hacia delante y hacia atrás hasta que el cabello quede completamente cubierto. Puedes envolver las mechitas con el papel de plata para que el proceso sea más rápido.

De esto último dependerá que tengas que dejar actuar al tinte durante más o menos tiempo, aunque rondará alrededor de los 30 o 40 minutos. Sin quitarte el gorro, enjuágate el cabello con agua fría, luego sácalo y utiliza un buen acondicionador para revitalizar el pelo.