Eliminar morados o hematomas de forma natural
Golpes, caídas, tropiezos… Todos hemos tenido alguna vez uno de esos torpes accidentes que han dejado sobre la piel antiestéticos morados o hematomas que no hemos sabido cómo evitar.

Los morados no son otra cosa que la acumulación de sangre en una zona determinada del cuerpo a causa de la rotura de un vaso sanguíneo, algo que, aunque difícil, no resulta imposible de hacer desaparecer.

De este modo, y aunque no conocemos la receta mágica para hacerlos desaparecer en cuestión de minutos, sí que existen algunos trucos caseros que pueden contribuir a que lo hagan más rápidamente:

– El té de Comfrey es uno de los más utilizados para calmar el dolor así como para prevenir la coloración y decoloración de la piel tras el impacto.

– El hielo es sin duda el recurso más conocido y utilizado por todos para eliminar o rebajar la inflamación y el dolor del hematoma. Debes aplicarlo justo en el momento del golpe; eso sí, ¡recuerda que sólo lo puedes utilizar con la piel sin heridas!

– También conocemos de sobra la utilización de los paños calientes. Sin embargo, que no se te ocurra hacerlo justamente cuando aparece el morado: Hazlo un día después del golpe (y de aplicar el hielo) con el fin de que los vasos sanguíneos se dilaten y la circulación sanguínea en la zona se estabilice.

– El huevo es un remedio fácil, rápido y económico que consiste sencillamente en aplicarlo crudo sobre la zona a tratar. Si el hematoma está en el dedo, haz un agujero al huevo en el extremo (1 cm diámetro aproximadamente) e introdúcelo un buen rato para que se desprenda su calor.

Algunas plantas muy utilizadas para eliminar los moretones son la árnica, el perejil, la angélica (hojas frescas), la caléndula, Hamamelis, la Siempreviva o el Anís, entre otras. ¡Busca recetas caseras!