Elegir el color de las mechas
Del mismo modo que es importantísimo conocer qué color de cabello que va más con cada una de nosotras, elegir el color de las mechas es también una cuestión transcendental: Una mala elección podría acarrear pésimas consecuencias a nuestra melena.

Para conseguir el éxito en tu look no solamente debes pensar en el color que más te gusta para las mechas sino también en tu propio tono de piel y, lo más importante, en que éstas se integren a la perfección con el tono de base de tu cabello a la vez combinando y contrastando con él.

La idea es que las mechas den un poco de alegría y color al cabello, por lo que generalmente la regla de color es que siempre deberán ser más claras que tu tono de base. Ahora bien, eso no significa que no puedas utilizar también tintes de similar intensidad a la de tu propio color para dar más fuerza a tu look.

Elegir el color de las mechas
En relación con lo anterior, que tu cabello sea rubio, moreno o castaño condicionará de gran manera los tonos que mejor te sentarán: Si tu cabello es rubio apuesta por mechas muy finitas en un par de tonos un poquito más claros que el tuyo, si es castaño utiliza los castaños claritos o rubios oscuros (los puedes combinar) y si es moreno apuesta por tonos castaños para un look suave o por los de mayor intensidad si te va un estilo más radical.

El color de la piel también es determinante, pues si bien es cierto que a las morenas le sientan fenomenal los tonos de mechas más potentes en rojos, violetas o cobrizos, el cutis pálido requiere colores similares al propio pero ligeramente más claros.