El color de los labios según tu tono de piel
Como ocurre con el color de nuestro cabello, de nuestro maquillaje e incluso de nuestra manicura, la elección del color para los labios puede estar muy ligada al tono de tu piel.

Por eso, si bien es cierto que cualquier mujer puede utilizar el tono de labial que más le apetezca sin verse excesivamente desfavorecida también hay que tener en cuenta que existen algunos colores que pueden sentarnos mejor según nuestra tez.

Si quieres conocer los que están hechos para ti presta atención, porque puede que desde hace tiempo estuvieras acertando… ¡O no!

El color de los labios según tu tono de piel
Las mujeres de piel clara no se ven favorecidas por los tonos más oscuros (anaranjados, marrones, etc.), pues lo único que consiguen es destacar todavía más la palidez del rostro restándole vida y dando excesivo protagonismo a los labios. Si es tu caso, apuesta por las barras de labios en tonos rosados, melocotones o malvas y, en caso de que te vayan algo más fuertes y potentes, un rojo pasión.

El color de los labios según tu tono de piel
Las pieles normales o intermedias son las más afortunadas en este sentido, y es que pueden permitirse utilizar tanto colores claros como otros más oscuros siguiendo siempre las tendencias y los tonos que más les apetezcan en cada momento. No obstante, puede que las chicas de estas características se vean mejor con los rojos, marrones y tostados, entre otros.

El color de los labios según tu tono de piel
Las morenas son el punto contrario a las mujeres de piel blanca, por lo que tienen casi prohibido utilizar tonos demasiado claros que pueden dar un aspecto muy artificial al rostro. Lo mejor es utilizar los tonos oscuros de tendencias marrones, chocolates o rojizas.

Sea como sea tu tipo de piel, un recurso que sentará bien a cualquiera de nosotras (y en cualquier ocasión) es el de maquillar los labios casi al natural en tonos similares al de nuestros labios aplicando un poco de brillo o gloss sobre ellos para darle un toque más fresco y femenino.

Como último consejo, recuerda más vale resultar favorecida por tu maquillaje que buscar ir siempre a la última… ¡Busca un término medio que se adapte a ti!