Diferencias entre tinte y baño de color
En el mercado actual de la peluquería y estética hay una amplia gama de productos por los que nos podemos decantar si queremos aplicar color a nuestro cabello. El otro día te ayudaba a elegir entre tinte o mechas, y de lo que hoy quiero hablaros es de las diferencias propias que hay entre el tinte y el baño de color.

- El baño de color está elaborado con ingredientes vegetales, por lo que el pelo no sufre ningún tipo de daño ni se ve sometido a agentes agresivos, de este modo, no cambiará su estructura, pero sí que aportará más fuerza y brillo. Su utilización se aconseja, precisamente, para recobrar el buen aspecto del cabello cuando éste se muestra apagado y deshidratado. Te quedará muy bien aunque utilices un tono exacto al de tu pelo natural, ya que, no habiendo cambiado de imagen, sí que notarás su mejora. Puedes utilizarlo también para camuflar las primeras canas, que quedarán a modo de mechitas naturales y el pelo te crecerá sin la marcada raíz, ya que el baño de color es un producto que va desapareciendo con los lavados (6 aproximadamente), de un modo “clandestino”. Se desaconseja para cambios de color radicales o para cobertura de canas. Su aplicación es muy sencilla por ser similar a la de un champú y no tener que preocuparte de dar al milímetro de cada raíz, ya que antes de la exposición, tenderás a masajearlo.

– El tinte es un producto químico, y como tal, siempre puede dañar mínimamente tu cabello, aunque también los tienes sin amoníaco, pero su permanencia y cobertura es más limitada. Ideal para cambios de look más evidentes y, sobretodo, para la cobertura total de las canas. También aporta brillo, pero será necesario que lo retoques cada 30 ó 40 días, ya que se nota un montón en la raíz el crecimiento de tu pelo natural. Su aplicación es mucho más sencilla de lo que te imaginas, puedes echar un vistazo en los consejos que te di en cómo teñirse en casa.