Decoloración para el cabello
Ya sea para conseguir mechas de un tono más clarito o para aclarar el cabello oscuro y prepararlo para los tintes más claros, la decoloración ha sido desde hace años la solución fundamental para conseguirlo.

De este modo, la fuerte solución alcalina de este producto produce que cualquier cabello se aclare, pasando así los negros más oscuros a castaños, los castaños oscuros a los rubios dorados y estos últimos a los tonos más platino, por ejemplo.

Sí, es así de fácil conseguir el tono que siempre has deseado. Sin embargo, debes saber también que la decoloración es un proceso muy agresivo para el pelo y que debe ser utilizado con mucho cuidado y precaución.

Decoloración para el cabello
¿Cómo funciona? Muy fácil, sólo tienes que conseguir un producto decolorante y aplicarlo según los resultados que esperas conseguir. De este modo, si quieres aclarar todo el cabello deberás aplicarlo por toda la superficie (cuidado con las raíces), pero si lo que quieres es hacer mechas deberás seguir un proceso bastante más complicado: divide el cabello por secciones y ve seleccionando uno por uno los mechones del tamaño y en la ubicación que quieras. Coloca bajo cada uno un trocito de papel de aluminio y aplica la sustancia, cierra el papel sobre el cabello y espera.

El tiempo de espera es precisamente uno de los puntos más importantes de la decoloración, pues dejarlo un tiempo excesivo puede perjudicar gravemente a tu cabello, quemando el cuero cabelludo y haciendo que tu cabello se rompa con mucha facilidad. Controla muy bien el tiempo y cuando creas que te acercas al color que necesitas aclara con abundante agua, pues hasta que no hagas esto el decolorante no dejará de actuar sobre tu cabello.

No olvides utilizar productos de protección como acondicionadores y mascarillas para devolverle la hidratación y los nutrientes que necesita.