Cómo no llevar el estilo californiano
Se las hemos visto a un montón de famosas y ahora la tendencia llega cada vez más también a las mujeres a pie como nosotras: las mechas de estilo californiano son una magnífica forma de dar luz y color a nuestro cabello con un estilo natural y alternativo al de las mechas o reflejos tradicionales.

Pero cuando hablamos de estilo no todo vale, y es que a menudo se cometen ciertos errores imperdonables que merecerían una buena multa para el peluquero o para la persona que decide gustosamente cometerlos.

¿Quieres conocer los más habituales? Toma nota, porque te los dejamos a continuación a modo de precaución… ¡no los cometas!

Cómo no llevar el estilo californiano
El más grave de los errores es aquél que supone un cambio demasiado drástico entre el tono de tu cabello natural o el de tu raíz y la media melena inferior que tiñes, pues el objetivo es lograr una melena que parezca naturalmente desgastada por el sol y estos cambios tan drásticos son más bien poco creíbles (fíjate en lo artificial que parece el estilo de Drew Barrimore en la foto). Otro error derivado del anterior es el de no realizar correctamente el degradado que muestra la evolución del cabello entre sus zonas más jóvenes y las más desgastadas por el paso del tiempo.

Por otra parte, cambiar el color demasiado cerca de la raíz hacia tonos más claros puede hacer que el estilo californiano sea confundido con un antiguo tinte del que ya nos asoma la raíz por falta de tiempo o dejadez… ¡encima de que pagas parece que descuidas tu melena!

Para acabar, aunque no puede considerarse como un error y no tiene por qué resultar desfavorecedor, el cabello extraliso no es el más recomendado para lucir este estilo: las ondas surferas son las más adecuadas para hacerlo, aunque si tu cabello es demasiado lacio bastará con darle algo de volumen para un acabado más natural.