Cómo hacer la pedicura en casa
Llega el momento de lucir pies y muchas de nosotras no hemos tenido tiempo o dinero para visitar a nuestro podólogo y ponerlos a punto para la primavera.

De este modo, nuestros olvidados pies necesitan más que nunca que los cuides si quieres que resulten estéticos a la vista y no secos y desgastados como la suela de tu zapato.

Para empezar debes tomar consciencia de la importancia de la constancia en los cuidados diarios, semanales y quincenales, pues conseguir unos pies bonitos no es algo que pueda conseguirse de la noche a la mañana. La idea es eliminar impurezas, durezas localizadas y callos y conseguir unas bonitas y llamativas uñas siempre perfectas.

¿Quieres saber cómo hacerla en casa? Sigue estos pasos:

1. Llena un barreño con agua caliente y jabón neutro y mete tus pies durante unos 15 minutos para que la piel se reblandezca y sea más fácil eliminar las imperfecciones.

2. Saca y seca tus pies. Toma tus utensilios de pedicura (piedra pómez, cuchillas específicas para la zona, etc.) y comienza a eliminar las asperezas de los pies de forma suave. Cuidado con pasarte, pues si aplicas demasiada fuerza o eliminas demasiada piel de una sola vez los pies podrían molestarte al caminar después.

3. Utiliza una crema exfoliante para acabar de eliminar los restos de impurezas de la zona.

4. Es la hora de las uñas: Es importante que retires las pieles de los alrededores, retires las cutículas y las cortes o las limes a tu gusto.

5. Para acabar de embellecerlas aplica un esmalte fortalecedor transparente y, una vez seco, un par de capas de ese esmalte de color que llevabas pensando hacía días. Si tienes almohadillas separadoras o algodones para separar los pies aprovéchalas, ¡no pierdas más tiempo del necesario por retocar errores!

6. Una vez esté todo perfectamente seco puedes acabar extendiendo un poco de crema hidratante para los pies evitando la zona de las uñas.