Cómo elegir el rubio que te favorece
Pajizo, platino, rojizo, rubio oscuro… A diferencia de lo que ocurre con otros colores de cabello, cuando se trata del rubio podríamos imaginar un montón de tonos distintos.

De este modo, será imposible determinar a priori si el rubio, en general, es un color que pueda favorecernos según el tono de la piel u otras características del rostro.

Si quieres pasarte al bando de las rubias o si ya eres una de ellas y necesitas un cambio presta atención a lo que te contamos, ¡tu piel es la clave para definir los tonos que más te favorecen!

Cómo elegir el rubio que te favorece
Piel oscura:
Evita los rubios más claros que te darían un aspecto de lo más artificial y apuesta por las melenas en color miel con mechas en varios tonos de rubios y castaños claros.

Este tipo de pieles suelen estar acompañadas habitualmente por cabellos morenos o castaños, por lo que es habitual tener que decolorar el cabello para conseguir resultados positivos; realiza las decoloraciones y tintes con moderación y asegúrate de conseguir los resultados gracias a la ayuda de un experto peluquero (decolorar en casa puede ser un desastre).

Piel intermedia o rosada: El rubio ideal para mujeres con este tipo de piel es aquel que toma notas cobrizas con toques luminosos que reflejan un precioso rubio en el cabello.

Piel clara:
Aunque la mayoría de las rubias naturales tienen este tipo de piel, tú que tienes la posibilidad de escoger debes saber que los tonos de rubio más claros (como los platino) no son realmente favorecedores con las pieles más blancas, pues puede anular los rasgos del rostro y dar un toque demasiado igual entre melena y rostro. Si quieres iluminar y destacar un poco tu cabello, apuesta por los luminosos tonos dorados.

A pesar de estas guías, a veces nuestras ganas de cambiar son más fuertes que nuestra propia conciencia… Ya sabes, ¡tú tienes la última palabra!