Cómo conseguir unas cejas perfectas
Una mirada de infarto no depende sólo de cómo maquillemos nuestros ojos, sino también de si sabemos enmarcarlos con unas cejas perfectas para embellecer nuestro rostro.

Pero no basta con depilar las cejas y olvidarnos de ellas, pues aunque generalmente no lo llevemos a la práctica hay una serie de hábitos que nos ayudarán a lucirlas siempre bellas.

Lo principal es depilarlas, sí, pero lo más importante es saber cómo; no a todas nos favorecen el mismo tipo de cejas, como no a todas nos favorece el mismo tipo de maquillaje o corte de pelo. Sé siempre cauta a la hora de depilar, pues siempre es preferible retocar algunos pelitos que no arrepentirnos de haber depilado más de la cuenta una zona que ahora aparece despoblada.

Si te ocurriera esto, lo mejor que puedes hacer es poner polvos sobre las cejas y después aplicar un lápiz especial del tono del vello para ocultar la falta de éste en las zonas donde hayan quedado huecos.

Pero una vez dejamos atrás la depilación es también importante mantener con buen aspecto las cejas; para conseguirlo, lo mejor es mantenerlas siempre bien peinadas. Así, pasa el peine tantas veces al día como creas conveniente y, si te animas, incluso puedes utilizar algún gel fijador especial para esta zona.

Debes evitar siempre llevar las cejas finas, pues hace años que no se lleva este estilo. Lo más recomendable es tener unas cejas de grosor intermedio, aunque cada vez está más presente la tendencia de las cejas bastante pobladas siempre bien cuidadas. Que no te pase por la cabeza ni un sólo segundo eso de ‘pintar’ permanentemente las cejas dejándolas sin vello, ¡es totalmente antiestético!

Si eres de las que tiene unas cejas muy pobladas, puedes poner un poco de corrector de ojeras bajo el arco de la ceja y así iluminarlas.