Cómo aplicar el corrector de ojeras
La corrección de las ojeras es uno de los puntos más importantes de nuestro maquillaje, y es que de su efectividad dependerá que nuestro rostro se vea más saludable y luzca una mejor apariencia.

Ya hemos visto cómo de importante es elegir el tono del corrector de ojeras más adecuado para nuestra piel para disimular esta imperfección, y ahora es el momento de que conozcas algunos de los truquillos para conseguir una aplicación efectiva de los mismos:

1. A diferencia de lo que algunas pensáis (y seguramente hacéis), el corrector no debe aplicarse mediante la técnica del arrastre como si de una barra de labios se tratase. La mejor manera de hacerlo es tomar un poco de corrector en el dedo índice e ir dando suaves golpecitos sobre la zona ejerciendo una ligera presión para que se funda con nuestra piel sin necesidad de estirarla más de la cuenta.

2. Si quieres disimular las bolsas de los ojos, aplica el corrector en las sombras y no en el área del ojo, lo que podría destacarlas todavía más.

3. Para evitar que el corrector quede demasiado seco, áspero o agrietado sobre la piel alrededor de nuestros ojos deberás utilizar previamente un poquito de crema hidratante en la zona para que tu piel tenga una apariencia más suave. Eso sí, cuidado con pasarse con la crema porque podría parecer que tengas un rostro graso.

4. Aunque ya hemos hablado de los tonos de los correctores en otro artículo, como consejo final deberías tener muy en cuenta los colores concretos más indicados para el color de tus ojeras así como escoger siempre tonalidades un poco por debajo del tono de tu piel.

Ánimo, que si coges el truquillo a estas técnicas conseguirás olvidarte de ellas en unos segundos.