Alimentación para tener las uñas sanas y fuertes
Somos lo que comemos. Muchas veces hemos oído esta frase y cada vez toma más fuerza. Cada día procuro daros consejos y truquitos de belleza que os ayuden a estar mejor o más a la moda. También hay gran variedad de productos que nos echan una mano en este sentido. Pero algo que no puedo dejar pasar por alto es la alimentación. Una dieta equilibrada y rica en todos los nutrientes colabora en cada parte de nuestro cuerpo, pero hoy os hablaré de cómo alimentarnos si nuestras uñas siguen siendo frágiles a pesar de los tratamientos externos.

En primer lugar, veremos problemas y posibles causas: La falta de vitamina A y calcio provoca sequedad y aspereza. La falta de proteínas, ácido fólico y vitamina C provoca uñas enterradas. Una deficiencia de proteínas ocasiona franjas blancas. La falta de ácido clorhídrico puede quebrar tus uñas. Si tomas demasiada vitamina B12, además de resecarse, se oscurecerán y doblarán por los extremos. Grietas y roturas vienen dadas por insuficiencia de líquidos. Un enrojecimiento alrededor de la cutícula puede tener su origen en un metabolismo deficiente de ácidos grasos esenciales.

A continuación, unos datos sencillos y al alcance de todas para mejorar la salud de tus uñas: Incluye en tu dieta un 50% de frutas y verduras crudas, así suministrarás el aporte necesario de vitaminas, minerales y enzimas. Alimentos como el brócoli, el pescado y la cebolla son ricos en azufre. Así como la soja y los granos enteros lo son en biotina. Completa tu dieta con jalea real, espirulina y algas marinas, ya que son ricos en zinc, sílice y vitaminas del complejo B. El zumo de zanahoria aporta calcio y fósforo. Procura beber muchos líquidos y notarás como mejora el interior y el exterior de tus uñas. Ayúdalas teniendo las manos siempre muy hidratadas.